MUJERES Y CULTURA DE PAZ,
UNA PROPUESTA DIDÁCTICA PARA LA CLASE DE INGLÉS

INTRODUCCIÓN

Este trabajo describe el proceso de elaboración, puesta en práctica y la evaluación de una unidad didáctica titulada «Mujeres y cultura de paz» que pretende fomentar una cultura de paz que incluya la experiencia femenina.

Si se considera el currículum como la expresión de las ideas educativas que ayuden al desarrollo integral de las chicas y los chicos que lo experimentan, es necesario incluir en él los conceptos que se derivan de las investigaciones para la paz y la experiencia de las mujeres.

Los principios que me han servido de guía para elaborar una unidad didáctica en torno a este tema son los siguientes:

• Una cultura para la paz es la única respuesta a la violencia estructural de nuestra sociedad.

• Dicha cultura de paz es necesario pensarla desde una perspectiva que incluya las aportaciones que se han hecho desde el feminismo y que incluyen la visión de las mujeres en la construcción de la paz

• Desde el feminismo se propone una cultura de paz que incluya los valores del cuidado y de la ternura, de la mediación y la relación y del diálogo.

En el capítulo primero «Mujeres y cultura de paz: una aproximación», desarrollaré con más detalle estos principios, que son el marco teórico que ha sustentado el diseño y la puesta en práctica de la unidad.

En este capítulo hablaré de las nociones desarrolladas por los Estudios para la paz, como la «paz positiva» frente a la «violencia estructural» y la «cultura de paz» como alternativa a la «violencia cultural». Los Estudios para la paz definen el conflicto como parte inherente a la vida, porque cada vida mantiene infinitas diferencias con otras vidas. Abrir el conflicto significa «tener presente la posibilidad de que todas las personas se expresen, aunque sus opiniones sean diferentes, sin que ello conlleve necesariamente violencia, al contrario, dando oportunidad de ver y conocer otros puntos de vista sin sentir miedo ante ello» (Cerviño, 2008, p. 62).

Por otro lado, me fijaré en el desarrollo de la historia de las mujeres que han trabajado por la paz. Las mujeres de ayer y de hoy, han ofrecido su tiempo para que otras y otros se sientan bien. Han sido las escuchadoras, sanadoras, reparadoras del equilibrio social y familiar, cuidadoras, organizadoras, atentas a las necesidades del entorno. En definitiva, las mujeres, y en especial las mujeres que han trabajado por la paz, han potenciado la práctica de la relación (Rivera Garretas, 2001).

El objetivo, por tanto que persigue la unidad citada, es hacer visible y revestir de autoridad la experiencia civilizadora de las mujeres reclamándola para toda la humanidad. La experiencia de relación de las mujeres por la paz debe ser tenida en cuenta si queremos superar la confrontación violenta de los conflictos.

Ofrecer estos modelos de relación es enseñar a las chicas y chicos a relacionarse y es, por lo tanto, enseñar a abrir y resolver conflictos sin violencia, respetando la opinión de otras personas y entendiendo que conocer esas diferencias es una fuente de aprendizaje.

Todos estos factores van a reflejarse en los materiales que componen la unidad «Mujeres y cultura de paz», que se recoge en el capítulo segundo, y que incluye una explicación detallada de sus objetivos y contenidos, su metodología y evaluación. Asimismo, he incluido orientaciones y una bibliografía de referencia sobre estos materiales para las profesoras y profesores interesados en llevar a sus clases esta unidad.

En el capítulo tercero «El diseño de la investigación», recojo con detalle el proceso del diseño de la investigación y mi proceder metodológico, que está basado en la investigación-acción, en concreto sobre la investigación del currículum.

El propósito principal de esta investigación es analizar factores como la adecuación, impacto o efectividad de la unidad didáctica desarrollada, siguiendo la técnica que James McKernan (1999) ha denominado ensayo crítico y que se refiere a la supervisión de un proyecto de curriculum, como parte de la práctica educativa.

La aportación de los saberes femeninos, y en concreto del pensamiento femenino a la cultura de paz es vital para mí, y llevarla al aula es una forma de estar presente en lo que enseño. Además, la investigación acción sirve para replantear mi práctica docente y para profundizar y cuestionar los supuestos que la guían para tratar de mejorarla, pues tan importante es lo que enseñamos como de qué manera enseñamos.

En este capítulo se presenta también el proceso de la elaboración de la unidad didáctica y un análisis del contexto en el que he llevado a cabo la investigación, en concreto, las características de el grupo-clase de 4º de la ESO con el que he trabajado en la asignatura de inglés.

Después, en el capítulo cuarto, «El curriculum en acción: análisis de la puesta en práctica de la unidad didáctica», hago una descripción y una interpretación rica de la puesta en práctica de la unidad didáctica «Mujeres y cultura de paz».

En este capítulo reflejaré las conclusiones que se desprenden de observar en el aula cómo mis alumnas y mis alumnos han acogido la propuesta didáctica. El análisis abarca desde la recogida de datos sobre ideas previas de alumnas y alumnas para la elaboración de los materiales, hasta la evaluación del conocimiento una vez terminada la unidad.

A este respecto puedo decir que el grado real de adquisición de los conceptos incluidos en los materiales didácticos es diferente al grado de satisfacción de haber trabajado con ellos y que los cambios que he detectado están relacionados en mayor medida con el hecho de haber fomentado la implicación personal de las alumnas y alumnas con el tema, que con la adquisición de conceptos.

Las dificultades que he encontrado en el proceso de investigación, como el rechazo inicial a los materiales por parte de algunos alumnos, también se incluyen en este capítulo. Y junto a las dificultades, hablaré también de los aspectos de éxito, entre los que se encuentra el haber iniciado un proceso de aprendizaje sobre mi práctica educativa.

En concreto, he podido reflexionar sobre cómo hacer mis clases más vivenciales (Cunillera, 2007), hablando en primera persona para hacer a mis alumnas y mis alumnos partícipes de mis experiencias personales, para que entiendan quién soy. Además, me he preguntado qué quiero enseñar y por qué y he profundizado en lo que puede traer estar abierta a la relación en la clase.

En definitiva, la propuesta de este trabajo es presentar el proceso de Investigación-acción sobre mi práctica docente. La finalidad de dicho proceso es generar conocimiento sobre esta y favorecer cambios de chicas y chicos, en especial en su forma de relacionarse a partir de la puesta en práctica de la unidad «Mujeres y cultura de paz».