1.1 Elementos de un razonamiento.

Todo razonamiento consta de dos elementos diferenciados:

1-Las premisas, expresiones que afirman o niegan algo y que constituyen el punto de partida del razonamiento.

2-La conclusión, o proposición final a la que se llega como consecuencia de las premisas establecidas anteriormente.

Ejemplo o ejercicio resuelto

 

bajo licencia Creative Commons. 

Pongamos un ejemplo sencillo, supongamos que sabemos que un local comercial, siempre que está abierto, mantiene un letrero encendido; al aproximarnos a él comentamos a una persona que nos acompaña: Si la tienda estuviera abierta tendría encendido el luminoso, pero está apagado, así que está cerrada.. En este caso podríamos distinguir dos premisas y una conclusión. Serían las siguientes:

Premisa 1: Cuando la tienda está abierta, el letrero luminoso permanece encendido.

Premisa 2: El letrero luminoso está apagado.

Conclusión: La tienda debe estar cerrada.

En esta unidad vamos a ver, a través de los siguientes capítulos, los distintos aspectos que se implican en los procesos de razonamiento: qué tipo de argumentaciones llevamos a cabo a la hora de justificar una conclusión, cuáles son las claves para poder determinar la validez o no de un razonamiento determinado y también conoceremos en qué consiste ese instrumento empleado para análisis riguroso de los procesos deductivos que es la lógica formal.

Actividad

Lo importante de este tema es que vayas asimilando los elementos fundamentales para razonar correctamente. Ya hemos visto lo que son las premisas y la conclusión. A lo largo del tema vamos a diferenciar también entre dos modos de razonamiento: la inducción y la deducción. Éstos serán los elementos claves: veremos qué son, cómo funcionan y el porqué de su importancia.
Ejemplo o ejercicio resuelto

Julio César y Cleopatra en Wikimedia Commons,

bajo licencia Creative Commons.

Volvamos al caso anterior de Julio César y Cleopatra. Nos han dado una serie de pistas: los dos están muertos, y todo está lleno de agua. ¿Qué ha pasado?
Este es un caso del llamado "pensamiento lateral". A veces hay que pensar de una forma distinta a lo habitual para encontrar las soluciones a los problemas.