2. La oración compuesta: subordinadas

Cadena

Imagen derivada de un original en Flickr de Monika Thorpe bajo CC

La subordinación es una relación entre dos proposiciones en la que una de ellas, llamada "subordinada", se integra como un elemento dependiente semántica y sintácticamente de otra, llamada "principal", que posee mayor jerarquía gramatical. Las proposiciones subordinadas pueden clasificarse en tres tipos distintos, según la función que cumplan dentro de la oración principal:

  • sustantivas,

  • adjetivas,

  • adverbiales.
Subordinada sustantiva

Las proposiciones subordinadas sustantivas son aquellas que desempeñan las funciones sintácticas propias del sustantivo (sujeto, complemento directo, complemento de régimen, complemento del nombre, etc.). Por ello, es posible sustituirlas por un nombre o un pronombre neutro ("eso", "esto"): "Pienso en que nunca lo conseguiremos" > "Pienso en eso".

Este tipo de proposición subordinada puede ir introducida por las conjunciones "que" o "si" ("Quiero que vengas"), que no tienen otra función sintáctica que la de nexo, o por pronombres y adverbios interrogativos (Me ha explicado quién lo ha dicho). No obstante, cuando el núcleo de su predicado está en infinitivo o se emplea el estilo directo, la proposición subordinada sustantiva se construye sin ningún elemento conjuntivo ("Es conveniente tener limpia el aula"). 

Subordinada adjetiva

Se conoce como subordinadas adjetivas a las proposiciones que van introducidas por un nexo relativo y desempeñan, en la oración compuesta, la función de complemento del nombre. No obstante, según la manera en que modifiquen a su antecedente, pueden clasificarse en dos tipos: especificativas (aquellas que restringen el significado del sustantivo al que complementan) y explicativas (las que solo subrayan algo que ya está implícito en el significado de su antecedente).


Las subordinadas adjetivas pueden ir precedidas por los siguientes nexos, empleados con o sin preposición:

  • Un pronombre relativo (que, quien, quienes, el cual, la cual, los cuales, las cuales): El coche que alquilamos en nuestro viaje a América era un auto rapidísimo.

  • Un adverbio relativo (donde, como, cuando): La casa donde nacimos está en el centro de la ciudad.

  • El determinativo posesivo (cuyo, cuya, cuyos cuyas): Ana conoció al hombre cuya mujer es catedrática.

Estos pronombres, adverbios y determinativos, además de actuar como nexos, cumplen otras funciones dentro de la oración subordinada. Ello se debe a que los nexos relativos sustituyen en su proposición al sustantivo al que esta modifica, llamado antecedente; de ahí que desarrollen la función que le corresponde a este.

Subordinada adverbial

Aunque las proposiciones subordinadas adverbiales se suelen clasificar por el valor semántico que contraen frente a la proposición principal (tiempo, modo, causa, finalidad, etc.) es posible dividirlas en tres grandes grupos:


  • Propias: desempeñan las funciones propias de los adverbios en la oración y pueden ser remplazadas por ellos. Son, a su vez, de tres clases distintas: de tiempo, de modo y de lugar.

  • Impropias o causativas: son aquellas que realizan la función de complemento circunstancial, pero no pueden ser sustituidas por un adverbio de lengua. Dentro de ellas, se distinguen varios tipos: finales, causales, condicionales y concesivas.

  • Cuantitativas: no equivalen a adverbios ni desempeñan una función circunstancial. Formalmente son similares a las oraciones de relativo y funcionan siempre como complemento de un cuantificador o intensificador: son las subordinadas comparativas y consecutivas.

En las subordinadas adverbiales, los nexos no tienen ninguna función sintáctica distinta a la de introducir la proposición. En cualquier caso, estos enlaces pueden ser de distinto tipo, ya que mediante ellos se distinguen varias clases de subordinación: conjunciones, adverbios conjuntivos, giros conjuntivos (por ejemplo, la construcción "al + infinitivo": "Al cantar el gallo, me levantaré") o locuciones conjuntivas (grupo de palabras que funcionan unitariamente como una conjunción: "Después de que te levantaras, me fui a la compra").

Importante

Utiliza este esquema para repasar gráficamente los distintos tipos de oraciones compuestas. Haz clic en la imagen para ampliarla.

 

La oración compuesta (haz clic para ampliar)

 

Caso de estudio
   

En esta actividad te proponemos que trabajes con cinco oraciones compuestas distintas. Léelas con atención e indica qué tipo de proposiciones subordinadas contienen. 

  • La calle donde quedamos está demasiado lejos.
  • Me preguntó si tenía que contestar a todas las preguntas.
  • Tendremos que hacerlo, ya que no nos queda otro remedio.
  • Cuando cobre mi primer sueldo, te invitaré al restaurante peruano.
  • No os quejéis siempre de queno tenéis dinero.
Cadena

Imagen derivada de un original en
Flickr de Tom Bech bajo CC