Por dónde empezar:
  • A la hora de abordar las medidas de promoción de la convivencia en nuestro centro deberíamos comenzar por revisar nuestro marco curricular y organizativo.
  • En cuanto al marco curricular, sería conveniente analizar la implementación, en el currículo, de las competencias básicas, especialmente las referidas a la competencia social y ciudadana y la competencia para la autonomía e iniciativa personal, así como la educación en valores como elemento transversal en todas las áreas del currículo.
  • En cuanto al marco organizativo, comprendería las revisiones de los planes y programas de centro de carácter obligatorio, tales cómo el Plan de Acción Tutorial, el Plan de Igualdad y el propio Plan de Convivencia, prestando una especial atención a las actuaciones encaminadas a la mejora de la convivencia y la resolución de conflictos, detectando, en su caso, las posibles debilidades observadas, con el fin de establecer nuevas medidas promotoras de convivencia, si se considerase necesario.
  • El siguiente paso, incluiría la implantación o mejora de otros planes y proyectos educativos, tales como la promoción de la cultura de paz, proyectos de Interculturalidad y voluntariado, proyectos de coeducación de las AMPAS, proyectos de innovación, investigación y elaboración de materiales curriculares, etc.
  • Partiendo del análisis de todos los aspectos anteriores, se podría considerar la posibilidad de incluir otras medidas destinadas a la promoción de la convivencia, como podrían ser:
  • - La coordinación de las actuaciones y medidas del Plan de Convivencia.

    - Valorar los avances que se vayan produciendo en su desarrollo.

    - Identificar las dificultades que surjan.

    - Proponer al Consejo Escolar las medidas que considere oportunas para mejorar la convivencia en el centro.

Consejería de Educación · Calle Juan Antonio de Vizarrón s/n, Edificio Torretriana · Isla de la Cartuja, 41092 Sevilla