Coprolitos y gastrolitos


Jordan Mallon, dinosaurio tragando gastrolitos [13]

Jordan Mallon, dinosaurio tragando gastrolitos [13]

Se llama coprolito al resultado de la mineralización de los excrementos humanos o animales. El nombre deriva de las palabras griegas kopros, excremento y lithos, piedra.

Proporcionan valiosa información paleontológica acerca de la dieta y el entorno en el que se desenvolvían los animales de los que proceden.

A veces, es difícil distinguir los coprolitos de otros tipos de rocas formadas sin intervención de seres vivos. Para reconocer un coprolito, es necesario estudiar sus patrones estructurales (tales como la presencia de marcas anulares o espirales), su contenido (por ejemplo, la presencia de trozos de alimento sin digerir) y la posible asociación con otros fósiles.

La composición principal de los coprolitos es el fosfato cálcico, acompañado de cantidades menores de materia orgánica. Analizándolos, es posible establecer la dieta del animal que los produjo y, en todo caso, determinar si se trataba de un hervívoro o un carnívoro.

Se han encontrado coprolitos por todo el mundo, con un rango de edades que abarca desde el Cámbrico hasta tiempos recientes. Algunos, son utilizados incluso como fósiles guía.

Los gastrolitos (piedras estomacales o piedras de molleja) son rocas que han sido utilizadas dentro del tracto digestivo de algún animal.

En la actualidad, son utilizados por ejemplo por las aves hervívoras, los cocodrilos, las focas y los leones marinos. El tamaño de los gastrolitos depende del animal que los utiliza y de sus necesidades concretas.

Algunos animales extinguidos, tales como los dinosaurios saurópodos, se cree que utilizaban grandes cantidades de rocas para triturar la materia vegetal de la que se alimentaban. Sin embargo, los gastrolitos rara vez han sido hallados en asociación con los fósiles del animal.

Otra función de los gastrolitos, para algunos animales marinos tales como los plesiosaurios, era la de servir de lastre para ayudarlos a controlar su flotabilidad.

Es posible distinguir los gastrolitos de otros tipos de rocas ya que están fuertemente pulimentados en sus superficies, pero no en las depresiones que presentan estas superficies, al contrario del tipo de erosión, más uniforme, que sufren de forma natural las rocas.