5. La estructura de la realidad: la teoría de las tres sustancias.

Descartes definió la sustancia como "una cosa existente que no requiere más que de sí misma para existir". Si pensamos en esta definición veremos que solamente es aplicable a Dios. De esta forma se hace necesaria la distinción entre sustancia infinita y sustancias finitas.

Al contrario que los escolásticos, Descartes aplica el término sustancia primeramente a Dios, y luego, por analogía, a las cosas naturales. Las sustancias finitas serían la Res cogitans, el pensamiento, y la Res extensa, la materia definida por la cualidad de la extensión.

Lo que nosotros percibimos son sólo atributos de las sustancias, y gracias a ellos obtenemos el conocimiento de éstas. El atributo de la sustancia espiritual es el pensar, y el atributo de la sustancia corpórea es la extensión. Es decir, existen el pensamiento y la extensión como realidades distintas, y puedo captarlas de una manera diferente. Los modos o modificaciones particulares de cada sustancia son los diversos pensamientos, en el primer caso, y la figura y el movimiento, en el caso de la sustancia extensa.

Pero Descartes no desarrolla su sistema partiendo de Dios, para luego demostrar la existencia de todo lo demás, como hemos visto (sí lo hace así otro racionalista, Baruch Spinoza). Parte de la verdad del cogito, del pensamiento mismo, para llegar a demostrar a partir de ella todo lo demás.

Glándula pineal en Wikimedia Commons,

bajo licencia Creative Commons.

El dualismo cartesiano: Alma y cuerpo.

Lo que define al ser humano es su capacidad de pensar. Descartes tiene una noción bastante amplia de lo que es pensar: no solamente razonar, sino también sentir o soñar forman parte de lo que él llama pensamiento.

Soy una cosa que piensa, dice en su famoso texto del Discurso del Método. El yo o alma, la res cogitans, es entera y absolutamente distinta de mi cuerpo (res extensa); incluso puede existir sin éste.

Pero si son tan diferentes, entonces se plantea el problema de la relación entre ambos. ¿Cómo interaccionan alma y cuerpo? ¿Qué relación guardan una y otro? Sabemos que hay movimientos que son estrictamente físicos, mecánicos, similares a los del resto de los animales (comparables a los movimientos de las máquinas, tan de modo por entonces). Por otro lado, hay movimiento voluntarios, en los que se ejercita el alma (la capacidad de decisión, la voluntad, y la capacidad de pensar están relacionadas).

Descartes sabía que esto planteaba un problema en su sistema: ¿cómo entran en contacto una realidad inmaterial y otra material, tan distintas? Por eso planteó como solución la existencia de una glándula, la glándula pineal, en la que se producía este maravilloso e incomprensible fenoméno, fundamental para entender al ser humano.

Pre-conocimiento

No sabemos a ciencia cierta qué es lo que diría hoy en día Descartes de la relación entre mente y cerebro, entre el alma y el cuerpo, pero es posible que pensara algo parecido a esto:
Vídeo de Charly Mario en Youtube

Importante

Descartes define la sustancia como aquello que existe por sí mismo, de forma independiente, de modo que no requiere de algo distinto para existir. En este sentido, Distingue tres sustancias o tres ámbitos de la realidad:

Dios o la sustancia infinita.

El yo o la sustancia pensante.

Los cuerpos o la sustancia extensa.

Propiamente, solamente Dios es una sustancia, en la medida en que solo la realidad infinita existe por sí misma de formas enteramente independiente. tanto lo pensante como lo material serían el resultado de la creación divina y, por lo tanto, dependientes de la sustancia infinita. De todos modos, la diferenciación entre las sustancias pensante y extensa le permite a Descartes la independencia absoluta de estos dos ámbitos de realidad.

En este vídeo: las ideas adventicias, facticias e innatas, las tres sustancias: res cogitans, res infinita y res extensa, el mecanicismo cartesiano y el dualismo mente - cuerpo.

Vídeo de Unboxing Philosophy en Youtube