Pedagogía y cultura del dibujo: Bauhaus: pedagogía de las vanguardias

Has visto que hasta el siglo XIX los modos tradicionales de enseñanza del dibujo eran los que dictaban las academias y todos los artistas, en mayor o menor medida, aplicaban este estilo a sus dibujos. Pero habrás comprobado que los artistas contemporáneos tienen una manera bastante diferente de representar la realidad en su obra gráfica. ¿Cómo se pasó de una representación más académica a otros estilos más personales y libres en el dibujo?

En el siglo XX la concepción del dibujo y su enseñanza cambiaron radicalmente. Surgen en este momento en Europa una serie de escuelas de diseño que supusieron una auténtica revolución en todo lo relativo al dibujo y el diseño.


 

Actividad

La Escuela parte del principio gótico de la unificación de las artes, motivo por el cual, para la portada de su manifiesto, se eligió la imagen de una catedral gótica sobre la cual aparecen tres estrellas simbolizando la unificación de la pintura, la escultura y la arquitectura.

 
 
Logotipo de la Bauhaus
 
logotipo de la Bauhaus. Imagen de dominio público
vía Wikimedia Commons.

 

 
 
 
 
 

La Bauhaus fue la primera escuela de diseño del mundo, fundada en 1919 por Walter Gropius en Weimar (Alemania) y clausurada por las autoridades nazis en 1933. Gropius unió la Escuela de Bellas Artes con la Escuela de Artes Aplicadas o Escuela de Artes y Oficios, para crear una escuela en la que enseñaba diseño, arte y arquitectura.

Sus planteamientos eran reformar la enseñanza del Arte con la intención de transformar la sociedad de la época, de acuerdo con la ideología socialista de su fundador. Muchos de los artistas más importantes del momento, como Paul Klee o Kandinsky, contribuyeron a la consecución de este proyecto innovador.

La Bauhaus no fue solo una escuela de arte sino también una comunidad entre profesores y alumnos, en la que se esperaba que el estudiante pudiera revelar su expresividad y creatividad a partir de la práctica artística espontánea y adquirir un conocimiento no solo intelectual, a través de los libros, sino también emocional mediante el trabajo. Sus fines eran reunir en una misma unidad todas las formas de creación artística.

Los primeros años de la escuela supusieron un extraordinario experimento estético y pedagógico y es en esta etapa, y en la aportación de los artistas que ejercieron su labor docente, en la que nos vamos a centrar en este tema.

Portada del manifiesto de la Bauhaus. Grabado de Lyonel Feininger
portada del Manifiesto de la Bauhaus

"¡Arquitectos, escultores, pintores, todos nosotros debemos regresar al trabajo manual! [...] ¡Establezcamos, por lo tanto, una nueva cofradía de artesanos, libres de esa arrogancia que divide a una clase de la otra y que busca erigir una barrera infranqueable entre los artesanos y los artistas! Anhelemos, concibamos y juntos construyamos el nuevo edificio del futuro, que dará cabida a todo —a la arquitectura, a la escultura y a la pintura— en una sola entidad y que se alzará al cielo desde las manos de un millón de artesanos, símbolo cristalino de una nueva fe que ya llega. "

Walter Gropius

Archivo de iedaprofesores en Flickr bajo CC