2. Los reinos germánicos

Invasiones bárbaras
Modificación propia de imagen de Geraki y MapMaster en Wikimedia Commons. Licencia CC BY-SA.

Como ya viste en el bloque anterior, el Imperio Romano había extendido una misma civilización por todo el sur de Europa, Próximo Oriente y el norte de África. El Mar Mediterráneo era el centro de una misma civilización, la romana: era el Mare Nostrum, el "Mar Nuestro".

Pero también viste como a partir del siglo IV el Imperio Romano sufrió la presión de una serie de pueblos a los que denominaban bárbaros. Eran pueblos germánicos del norte de Europa, que hablaban lenguas emparentadas con el inglés o el alemán, y pueblos de las estepas del este de Europa y Asia. Todos esos pueblos habían evolucionado y se habían hecho más fuertes precisamente por su contacto con Roma. A lo largo del siglo V muchos de esos pueblos bárbaros entraron en el Imperio:

  • Algunos entraron como invasores, como los suevos, vándalos y alanos que se establecieron en Hispania.
  • Otros entraron como aliados de Roma, que se sentía incapaz de detener a los invasores con sus propias fuerzas. Entre estos estuvieron los visigodos, que llegaron a Hispania precisamente para expulsar a suevos, vándalos y alanos, pero acabaron quedándose aquí.

Finalmente, el Imperio Romano de Occidente se desmoronó a finales del siglo V.

La caída del Imperio Romano de Occidente acabó separando lo que había sido una sola civilización en tres civilizaciones diferentes:

  • Casi toda Europa quedó dividida en una serie de reinos germánicos, cuyo único elemento de unión era su obediencia a la Iglesia de Roma.
  • El sudeste de Europa y el norte de Próximo Oriente permaneció en manos del Imperio Romano de Oriente, que comenzó a ser conocido como Imperio Bizantino.
  • El sur de Próximo Oriente, el norte de África y parte de la Península Ibérica acabaron integrando un nuevo Imperio, el Imperio Islámico, que era el instrumento de una nueva religión, el Islam.

De esa forma, el Mediterráneo dejó de ser el centro de una civilización y se convirtió en la frontera entre tres civilizaciones, a menudo en guerra.

Actividad

A finales del siglo V cayó el Imperio Romano de Occidente, invadido por pueblos germánicos y de las estepas. Como consecuencia, el Mar Mediterráneo acabó convirtiéndose en la frontera entre tres civilizaciones diferentes:

  • Al norte los reinos germánicos cristianos;
  • al este el Imperio Bizantino;
  • al sur el Islam.

Europa en el siglo VI
Europa a comienzos del siglo VI
Modificación propia de imagen de Bukkia en Wikimedia Commons. Dominio público.
PULSA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA
Europa a la muerte de Carlomagno

Europa a la muerte de Carlomagno (814)
Imagen de Hel-hama en Wikimedia Commons (modificada). Licencia CC BY-SA.
PULSA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA

Vamos a estudiar primero qué pasó en los territorios europeos que fueron ocupados por los reinos germánicos.

Los reinos germánicos fueron creados por las aristocracias guerreras de las sociedades tribales que invadieron el Imperio. Los invasores se convirtieron en una minoría dominante sobre los anteriores habitantes romanos. Establecieron leyes diferentes para los romanos y para los germanos. Los reyes consideraban sus reinos casi como un patrimonio personal, hasta el punto de que a menudo los dividían entre sus hijos.

Los principales reinos germánicos fueron los siguientes:

  • Los vándalos ocuparon por un tiempo parte de la actual Andalucía. Después pasaron al norte de África, desde donde dominaron el Mediterráneo occidental. Sus asaltos a las ciudades costeras son el origen de la palabra vandalismo. Acabaron siendo conquistados por los bizantinos.
  • El reino de los ostrogodos (que significa godos del este) dominó toda Italia y la parte central del Imperio, pero también acabó cayendo a manos de los bizantinos.
  • El reino de los visigodos (que significa godos del oeste) llegó a dominar todo el sur de Francia y buena parte de la Península Ibérica. Tras ser expulsados de Francia por los francos, los visigodos se hicieron fuertes en Hispania y convirtieron Toledo en su capital. Reyes como Leovigildo lograron ampliar el dominio al conjunto de la Península, combatiendo contra el Reino Suevo de Galicia y contra los bizantinos, que se habían apoderado del sudeste de la Península. Los visigodos pertenecían al principio a una secta cristiana muy extendida entre los germanos, el arrianismo. Pero para ganarse a la población hispanorromana se convirtieron al catolicismo. El reino visigodo desapareció como consecuencia de la invasión musulmana del 711.
  • El reino de los francos dominó buena parte de la actual Francia, de donde expulsó a los visigodos. Acabó siendo el reino con más futuro de todos los reinos germánicos.

Con el tiempo, el reino de los francos fue el origen del mayor reino germánico de la Alta Edad Media: el Imperio Carolingio. Lo creó el rey franco Carlomagno (768-814). El Imperio carolingio llegó a abarcar todo el noroeste y el centro de Europa, desde Cataluña a Hungría, pasando por el norte de Italia. Carlomagno convirtió su corte en un gran centro administrativo y cultural. Gobernó sus extensos territorios confiándolos a condes, marqueses y duques, títulos que procedían del Bajo Imperio Romano. Estableció un sistema monetario basado en la moneda de plata que dominó en Europa durante siglos. Hizo que sus súbditos del norte de Europa se convirtieran al cristianismo. A cambio, el Papa aceptó reconocerlo como emperador, lo que significaba reconocerlo como heredero del antiguo Imperio Romano de Occidente y señor supremo de toda Europa.

Pero el Imperio no duró mucho. El emperador tenía muy pocos medios para mantener unido un imperio tan grande. Tenía que viajar siempre con su corte de un sitio a otro y afrontar continuas guerras para asegurarse de ser obedecido en todos lados. Además, Carlomagno y sus sucesores mantuvieron la costumbre de dividir el gobierno del imperio como herencia entre los hijos.

Así que en pocos años el Imperio solo existía en teoría. La realidad era una Europa partida en numerosos reinos. Además, dentro de cada uno de estos reinos el poder acabó también dividido en numerosos trozos por el nacimiento del feudalismo, al que dedicaremos un apartado a continuación. Pero la idea de un imperio cristiano aliado con el Papa de Roma se mantuvo durante toda la Edad Media y la Edad Moderna como un ideal de unidad política frente a la fragmentación real del poder.

Actividad

  • Los reinos germánicos fueron reinos dominados por la aristocracia guerrera de los pueblos que invadieron el imperio. Los invasores se convirtieron en una minoría dominante sobre los anteriores habitantes y tenían leyes distintas. Los reyes trataban su reino casi como una propiedad, que podían dividir entre sus hijos.
  • La Península Ibérica fue dominada por el Reino Visigodo de Toledo hasta la invasión musulmana del 711.
  • El reino germánico más poderoso fue el Imperio carolingio, fundado por Carlomagno, que entre los siglos VIII y IX llegó a dominar casi todo el oeste de Europa, pero pronto se dividió en distintos reinos.
Yelmo de Sutton Hoo
Réplica del yelmo sajón de Sutton Hoo (s. VII)
Imagen de G. Keller en Wikimedia Commons. Licencia CC BY-SA.

Y durante este tiempo ¿qué le pasó a la economía, la sociedad y la cultura de la población europea?

Los reyes germánicos se habían instalado en el Imperio para beneficiarse de las riquezas de Roma. Así que su principal interés era que la economía siguiera funcionando como antes. Pero la poca capacidad de organización de los nuevos reinos y las continuas guerras aceleraron la decadencia de la economía. Las relaciones comerciales se hicieron más escasas. Numerosos oficios, artes y técnicas se perdieron, al no tener una demanda que justificara su aprendizaje. La economía se hizo más rural. Casi toda la población explotaba el campo no para comerciar, sino para el consumo propio y para pagar los impuestos y rentas. Las ciudades prácticamente desaparecieron, ya que no había actividades económicas ni necesidades políticas que justificaran su mantenimiento.

La sociedad se fue haciendo cada vez más cerrada: la posición social que ocupabas al nacer era probablemente la que ocuparías al morir. Sobre una mayoría de campesinos, se imponía una minoría de guerreros, ricos propietarios y miembros de la Iglesia.

La cultura retrocedió por la misma razón que los otros oficios y artes: por falta de clientela. La capacidad de leer y escribir quedó en manos de una minoría muy reducida. Eso explica uno de los principales problemas que tenemos al estudiar la Alta Edad Media: la falta de buenas fuentes de información.

En medio de toda esta fragmentación política y de retroceso cultural solo hubo una institución capaz de mantener una mínima unidad en todo el antiguo territorio romano: la Iglesia. Los reyes germánicos se dieron cuenta de la fuerza que tenía y reconocieron su obediencia espiritual a ella. La Iglesia mantuvo viva la cultura en sus escuelas y monasterios, donde se copiaban a mano las obras de la Antigüedad, gracias a lo cual muchas se han preservado hasta el presente. Proporcionó personal preparado a los reinos germánicos, cuyos líderes solo estaban especializados en la guerra. Como consecuencia, la Iglesia aumentó su poder y su riqueza y controló la cultura y la mentalidad de toda la Europa medieval.

Actividad

En los reinos germánicos el comercio, la tecnología y la cultura retrocedieron, las ciudades prácticamente desaparecieron y la sociedad se hizo muy cerrada. La Iglesia católica se convirtió en la única institución capaz de unir culturalmente a Europa y de conservar los restos de la cultura antigua.

Pregunta Verdadero-Falso

Di si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas.

Pregunta 1

1) Durante la Alta Edad Media el Mar Mediterráneo pasó de ser el centro de una civilización a convertirse en la frontera entre tres civilizaciones.

Pregunta 2

2) Los invasores germánicos expulsaron a la población romana de los territorios del antiguo Imperio Romano de Occidente.

Pregunta 3

3) Los invasores germanos no heredaron el concepto romano de ciudadanía: se te aplicaban leyes distintas según fueras romano o germano y además los reyes podían dividir y dejar en herencia sus reinos como les pareciera.

Pregunta 4

4) Los ostrogodos dominaron la Península Ibérica desde la caída del Imperio Romano hasta la invasión musulmana.

Pregunta 5

5) El reino germánico más grande fue el Imperio Carolingio fundado por Alejandro Magno.

Pregunta 6

6) Los reinos germánicos tenían una economía rural y muy atrasada.

Pregunta 7

7) La Iglesia se convirtió en la única institución interesada en conservar algo de la cultura antigua.