Poemas de la generación del 27

A continuación en esta presentación de Vicente Aleixandre encontrarás alguna información sobre el autor y algunas orientaciones para elaborar el comentario des estos tres poemas: Unidad en ella, Al colegio y Para quien escribo. Espero que te ayuden a comprender mejor a un autor representativo de la generación del 27.

Aquí puedes leer un fragmento de un poema de Pedro Salinas, otro autor de esta generación, en el que se ve la influencia del futurismo. Está dedicado a las teclas de la máquina de escribir a las que describe como unas bailarinas que levantan sus piernas para danzar. El poema se titula UNDERWOOD GIRLS

teclas de la máquina de escribirQuietas, dormidas están,
las treinta, redondas, blancas.
Entre todas
sostienen el mundo.
Míralas, aquí en su sueño,
como nubes,
redondas, blancas, y dentro
destinos de trueno y rayo,
destinos de lluvia lenta,
de nieve, de viento, signos.
Despiértalas,
con contactos saltarines
de dedos rápidos, leves,
como a músicas antiguas.
Ellas suenan otra música:
fantasías de metal
valses duros, al dictado.
Que se alcen desde siglos
todas iguales, distintas
como las olas del mar
y una gran alma secreta.

Actividad de lectura

Mapa de EspañaMadre hermosa, tan triste y alegre ayer, me muestras
hoy tu rostro arrugado en la mañana
en que paso ante ti sin poder todavía,
después de tanto tiempo, ni abrazarte.
Sales de las estrellas de la noche
mediterránea, el ceño de neblina,
fuerte, amarrada, grande y dolorosa.
Se ve la nieve en tus cabellos altos
de Granada, teñidos para siempre
de aquella sangre pura que acunaste
y te cantaba -¡ay sierras!- tan dichosa.
No quiero separarme de mis ojos,
de mi corazón, madre, ni un momento
mientras te asomas, lejos, a mirarme.
Rafael AlbertiTe doy vela segura, te custodio
sobre las olas lentas de este barco,
de este balcón que pasa y que lleva
tan distante otra vez de tu amor, madre mía.
Éste es mi mar, el sueño de mi infancia
de arenas, de delfines y gaviotas.
Salen tus pueblos escondidos, rompen
de tus dulces cortezas litorales,
blancas de cal las frentes, chorreados
de heridas y de sombras de tus héroes.
Por aquí la alegría corrió con el espanto
por ese largo y duro
costado que sumerges en la espuma,
fue el calvario de Málaga a Almería,
el despiadado crimen,
todavía -¡oh vergüenza!- sin castigo.
Quisiera me miraras pasar hoy jubiloso
lo mismo que hace tiempo
era dentro de ti,
colegial o soldado,
voz de tu pueblo, canto ardiente y libre
de tus ensangrentadas,
verdes y altas coronas conmovidas.
dime adiós, madre, como yo te digo,
sin decírtelo casi, adiós, que ahora,
ya otra vez sólo mar y cielos solos,
puedo vivir de nuevo, si lo mandas,
morir, morir también, si así lo quieres.

Rafael Alberti: Retornos de lo vivo lejano, 1956

Lee el poema anterior de Rafael Alberti y reflexiona sobre estas cuestiones:

  1. ¿A cuál de las tres etapas crees que pertenece? ¿Por qué?
  2. ¿Qué pretende expresar el autor con este poema?
  3. ¿En cuántas partes dividirías el poema? ¿Por qué?
Pregunta de Selección Múltiple

Lee estas expresiones extraídas del poema y marca aquellas que utiliza el autor para referirse a la Guerra Civil

Despiadado crimen.

Voz de tu pueblo.

El espanto.

Pueblos chorreados de heridas



Marca las expresiones del texto que corresponden al estado de ánimo del poeta cuando vivía en España.

el sueño de mi infancia.

canto ardiente y libre.

tan distante otra vez de tu amor.

jubiloso



Reflexión

¿Por qué crees que utiliza Alberti la metáfora de la "madre" para referirse a España?

Actividad de lectura

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre dejetumba
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda: Donde habite el olvido, 1933

Lee este poema de Luis Cernuda y reflexiona sobre estos aspectos:

1. ¿A qué etapa crees que puede pertenecer este poema? ¿Por qué?

2. ¿En cuántas partes se puede dividir el poema?

3. El poema comienza y se cierra de la misma forma ¿qué pretende transmitir el autor?

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives 3.0 License