1.3. Sistema nervioso en invertebrados

Dibujo en Wikipedia bajo licencia CC-BY-SA

El sistema nervioso de los invertebrados es relativamente sencillo, aunque presenta distinto grado de complejidad en los distintos grupos. Así, se distinguen los siguientes niveles de organización:

• Red difusa: está formado por células nerviosas localizadas en la epidermis, en las que el impulso nervioso se expande en todas direcciones. En este sistema no hay órganos nerviosos de control. Es típico de animales poco evolucionados como los Celentéreos o Cnidarios.

• Sistema cordal: el sistema nervioso está formado por ganglios, que son aglomeraciones de cuerpos neuronales y cordones nerviosos formados por las prolongaciones de las neuronas. Observamos dos ganglios en la zona anterior del cuerpo que funcionan como un cerebro simple, de ellos parten dos cordones nerviosos que se extienden y ramifican por todo el cuerpo. Este tipo de organización es típico de Platelmintos y Nematodos.

• Sistema radial: es típico de los Equinodermos, animales que presentan simetría radial. Alrededor del esófago se sitúa un cordón nervioso en forma de anillo llamado anillo periesofágico del que parten cinco nervios radiales hacia todas las partes del cuerpo.

• Sistema gangliolar: es el más extendido de los invertebrados. Está formado por ganglios. En la región cefálica hay dos ganglios cerebroides. El resto del cuerpo está recorrido por dos cordones nerviosos con ganglios unidos mediante nervios transversales que proporcionan a este sistema un aspecto parecido a una escalera de cuerdas.

En los invertebrados más evolucionados las neuronas se concentran en la región cefálica (cefalización) de manera que los ganglios cerebroideos adquieren más importancia y asumen las funciones de gobierno animal.

Puedes practicar con el siguiente ejercicio y conocer más sobre el sistema nervioso de los invertebrados.


Animación de Lourdes Luengo bajo licencia CC-BY-SA


Curiosidad

El animal con el cerebro más grande en proporción a su talla es la hormiga (en este caso ganglios cerebroides).