1. La naturaleza física del sonido

Vamos a intentar entender qué es el sonido. Ahora mismo, por ejemplo, puedes estar escuchando el sonido de un coche que circula lejos de ti, en la calle; ¿es porque hay algo que viaja desde ese coche hasta tu oído? Pues sí; aunque no viaje ninguna partícula, lo que viaja desde el coche a tu oído es ENERGÍA, en forma de onda sonora. Para que lo entiendas mejor haremos uso de una imagen muy habitual, la de una piedra cayendo en el agua: la piedra desplaza el agua que se encuentra al llegar y esta a su vez desplaza las partículas que tiene al lado, y así sucesivamente.

Cuando un objeto vibra se forma una onda de presión que se transmite a través de un medio (el aire, el agua o un sólido) hasta que llega a un receptor (nuestro oído, un micrófono) y es a esto a lo que llamamos SONIDO.
Si falta alguno de estos tres elementos no tendremos sonido.

 

VIBRACIÓN ----> MEDIO ------>RECEPCIÓN

Para saber más

El sonido se propaga a diferentes velocidades según el medio. Puedes leer esta entrada de Wikipedia y entenderás que en los sólidos el sonido va mucho más rápido, que en los líquidos y en éstos más rápido que en los gases. Si no tenemos medio transmisor, directamente no hay sonido. Muchas pelis del espacio nos presentan un espacio lleno de sonidos, pero en el vacío no hay sonido, como demuestra este sencillo experimento:

 


 

Si nadie escucha un sonido, ¿existe?. Según la definición que hemos citado más arriba, si falta la recepción tampoco habría sonido. Imagina un desierto en el que nadie, ni siquiera un micrófono ni ningún otro tipo de receptor percibe la vibración del aire que produce un corrimiento de tierra, por ejemplo. En tal caso no podemos definirlo como SONIDO; se trataría tan solo de eso, de una vibración que ha pasado al aire circundante. Esto puede parecer una tontería, pero creemos importante que recuerdes que para que un sonido sea tal, DEBE SER ESCUCHADO. Esto nos dota de una responsabilidad con el sonido, nosotros aportamos nuestra parte en el proceso de escucha. Podríamos utilizar la frase del artista Antoni Muntadas:

ATENCIÓN:LA PERCEPCIÓN REQUIERE PARTICIPACIÓN.

  Foto en Flickr de Víctor Martín con Licencia Creative Commons