Dibujo, visualidad y conocimiento: Historia inicial


Pinturas del Altamira
Réplica del techo de Altamira del Museo Arqueiológico Nacional| archivo de dominio público
 
La historia inicial que vas a encontrarte en esta primera unidad comienza hace mucho, mucho tiempo. Hay frases que han pasado a la historia por lo que han significado y por los acontecimientos a los que están ligadas. Tal vez te suenen estas dos : la primera "¡¡ Mira papá, bueyes en el techo !"; la segunda, "Un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad" y una tercera y última tal vez menos conocida, "Después de Altamira todo me parece decadente".  El origen de la primera frase, efectivamente, se refiere al descubrimiento -allá por el año 1879- de las Cuevas de Altamira en el término santanderino de Santillana del Mar (Cantabria) de la mano de María, la hija pequeña de D. Marcelino Sáez de Sautuola cuando siguiendo a su perro que se coló en el interior de una cueva, descubrió las famosas pinturas de bisontes ante el asombro mayúsculo de su padre, que era hombre culto y aficionado a la arqueología y la prehistoria.


Pisada en la luna

Archivo de dominio público de la NASA

Para la segunda frase tuvieron que pasar "sólo" 90 años y sin embargo, aunque pocos según se mire, mucho, pero mucho cambiaron las cosas en el mundo. Se dice que esta frase la dijo el astronauta norteamericano Neil Alden Armstrong en 1969 tras ser el primer hombre en poner sus pies en la luna, momento inmortalizado en la fotografía que tienes a la derecha.

Y la tercera frase, radical y contundente, es nada más y nada menos que de Picasso que sabía bien por qué lo decía. Al artista malagueño te lo vas a encontrar muy a menudo a lo largo de la unidad y de las tareas. Y también a los bueyes...

Cuando las famosas pinturas fueron descubiertas, la comunidad científica internacional se mostró escéptica e incluso hubo quien habló de fraude, alegando que semejante calidad artística y virtuosismo eran impropios de nuestros primitivos y rudos antepasados. Afortunadamente, el tiempo puso las cosas en su lugar. Por contra, casi todo el mundo da por hecho de que efectivamente llegamos a la luna. Hay imágenes, fotografías, vídeos y cientos de supuestos documentos que lo atestiguan. Pero a la luz de hoy y mirando en perspectiva, hay quien piensa que fue todo un espectacular fraude mediático, un montaje en aquellos años donde todo tipo de artimañas propagandísticas valían en el contexto de la carrera espacial y la famosa Guerra Fría entre Estados Unidos y la antigua Unión Soviética. Precisamente, un año antes había llegado a los cines de todo el mundo una película mítica de la ciencia-ficción, "2001:una odisea en el espacio", de Stanley Kubrick... Algo de esto sabrás, se supone. Pero no te preocupes: si tienes curiosidad, se hablará de ello y de otros engaños mentales y visuales en los temas de la unidad porque hablaremos tanto de ilusión y realidad como de ficción e investigación. Y por supuesto y sobre todo, de dibujo.

Así están las cosas: manos y bisontes en las cuevas, pisadas en la luna, Kubrick y en medio, el genio de Picasso. Y te preguntarás a cuento de qué se mencionan y se mezclan en esta historia inicial dedicada al dibujo artístico. Aunque tendrás que aventurarte a lo largo y ancho de la unidad para ir descubriendo las conexiones, hay una razón de peso y es que comprendas cómo las primeras imágenes gráficas de nuestros ancestros fueron el testimonio de cómo supieron dominar sus pensamientos y expresarlos por medio de técnicas adecuadas al arte, entre ellas el dibujo. El artista conceptual Bruce Nauman lo expresó de una forma contundente: Dibujar es una forma de pensar