Proyecto intercentros que desarrolla una experiencia cuyo eje conductor es la decoración de espacios comunes, aulas y pasillos del centro, poniendo en valor el patrimonio de nuestra comunidad autónoma, incluyendo oficios o trabajos tradicionales que hoy han desaparecido o están en retroceso, como el cultivo del azafrán, el esparto o la realización de jarapas. El proyecto es una herramienta básica de trabajo, solidario y de atención a la diversidad, con carácter integrador, que defiende que, al apreciar nuestro patrimonio cultural, se puede descubrir nuestra diversidad e iniciar un diálogo intercultural sobre lo que tenemos en común.

El proyecto, en el que la metodología se centra en el alumnado de una forma constructivista, posibilita el trabajo multidisciplinar, afianza mejor los conocimientos, potencia el uso de las nuevas tecnologías, fomenta el trabajo individual y grupal, desarrolla las habilidades sociales y refuerza conocimientos curriculares y no curriculares.

El objetivo principal del proyecto es formar una ciudadanía educada en valores patrimoniales, que asuma un papel activo, como único camino hacia el respeto y cuidado de áreas de interés cultural.

 

Su autoría corresponde a: Eufrasio Rigaud Granados, Daniel López Avellaneda, Ricardo Santamaría Fernández, Victor Peña Dacosta y Manuel Damián Fernández-Gil Aguilar del I.E.S. Mar Serena de Pulpí (Almería), a Eva Acosta Gavilán del I.E.S. Santo Domingo de El Ejido (Almería), a Juan Antonio González García del I.E.S. José de Mora de Baza (Granada),  y a Raquel Soler Delgado del I.E.S. Río Andarax (Almería).