Cuadro taxonómico
|__ phylum Arthropoda
|___ subphylum Trilobitomorpha
|____ clase Trilobita

Clase Trilobita


Dibujo de un trilobites

Dibujo de un trilobites

Los Trilobites (del latín, "tres lóbulos") son artrópodos extintos que forman la clase Trilobita.

Aparecieron en el período Cámbrico (al inicio del Paleozoico), y durante el Ordovícico y el Silúrico alcanzaron su máxima expansión; en el Devónico comenzó su lento declinar. Los últimos trilobites desaparecieron durante la Extinción masiva del Pérmico-Triásico (finales del Pérmico, hace unos 250 millones de años). Por tanto, su presencia en la Tierra se prolongó durante toda la Era Paleozoica, más de 300 millones de años.

Los trilobites son tan abundantes y han sido tan profundamente estudiados, que probablemente sean el grupo de animales fósiles más conocidos. Son los fósiles más característicos de la Era Primaria, siendo utilizados como fósiles guía.

Inicialmente se consideraron antepasados de los crustáceos o incluso de todos los artrópodos (ya que fueron los primeros en aparecer en el registro fósil). Hoy se les considera como un grupo independiente, separados de crustáceos, insectos y quelicerados.

Son el grupo más diverso de animales del registro fósil por lo que al número de especies se refiere; para su clasificación se dividen en nueve órdenes y 17.000 especies. Los trilobites constituyen, después de los dinosaurios, el segundo grupo de fósiles mejor estudiados.

Cuando hacen su aparición en el registro fósil, en el Cámbrico inferior, se encuentra muy diversificados y extendidos geográficamente. Gracias a su diversidad y exoesqueleto fácilmente fosilizable, han dejado un extenso registro fósil.

Son de gran importancia en bioestratigrafía y en la investigación de la tectónica de placas. Debido a su compleja morfología y rápida diversificación, han servido para medir la velocidad a la que se produjo la formación de especies durante la llamada Explosión del Cámbrico.

Morfología de un trilobites [7]

Morfología de un trilobites [7]

Los trilobites tenían el cuerpo aplanado, más o menos oval y dividido en tres partes: céfalon, tórax y pigidio; tórax y pigidio forman el tronco. Presentaban dos surcos longitudinales que dividen el cuerpo en tres lóbulos claramente delimitados (de donde deriva su nombre): uno central (llamado glabela en el céfalon y raquis en el tronco) y dos laterales (denominados genas en el céfalon y pleuras en el tronco).

Su tamaño varíaba desde unos pocos milímetros a más 60 cm en algunas especies gigantes.

Los diferentes trilobites tenían diversas formas de vida. Algunos vivían en los fondos oceánicos, otros eran arrastrados por las corrientes. Unos eran predadores, otros excavadores. Puede ser que incluso algunas especies de la familia Olenidae evolucionaran hacia una relación simbiótica con bacterias de medios sulfurosos, de las que obtenían su alimento.

El libro de Richard Fortey titulado Trilobites!, un auténtico best-seller en el campo de la divulgación científica, narra de forma muy amena su apasionada relación con este grupo de seres vivos.