Cuadro taxonómico
|__ phylum Chordata
|___ subphylum Vertebrata
|____ clase Sauropsida

Clase Sauropsida


Dibujo de un reptil

Dibujo de un reptil

Los reptiles o saurópsidos son un grupo de vertebrados amniotas (es decir, cuyo embrión se desarrolla envuelto por membranas; los peces y anfibios son anamniotas).

Aparecen en el Paleozoico y llegaron a ser muy abundantes en el Mesozoico, época en la que surgieron los dinosaurios, pterosaurios e ictiosaurios.

A diferencia de los anfibios, los reptiles tienen la piel dura, típicamente cubierta de escamas, y sus huevos tienen cáscaras casi impermeables. Estas dos características les permiten vivir lejos del agua y en algunos de los hábitats más secos del mundo.

Heinrich Harder, Hadrosaurio [13]

Heinrich Harder, Hadrosaurio [13]

Los reptiles son ectotermos (de "sangre fría") pues su metabolismo no genera suficiente calor corporal. Elevan la temperatura de su cuerpo tomando el sol, y una vez que se han calentado pueden moverse de forma más rápida.

En la actualidad, existen unas 7.000 especies de reptiles. Se encuentran en casi todo el mundo, incluso en zonas bastante frías, como las estepas de Kazakstán y algunas regiones de Canadá.

Dependiendo del número y posición de las aberturas de su cráneo, se divide esta clase en dos subclases:

Los sinápsidos o terópsidos (Theropsida), han sido descritos tradicionalmente como "reptiles mamiferoides". Son una clase de amniotas que se caracterizaban por presentar, originariamente, una única abertura en el cráneo (fenestra) detrás de cada ojo, en la parte inferior del hueso temporal (sien). Vivieron hace 320 millones de años, durante el Período Carbonífero tardío.

Los mamíferos actuales se cree que evolucionaron durante el Triásico a partir de un grupo de Sinápsidos (los cinodontes), de manera análoga a como lo hicieron las aves a partir de los Arcosaurios Terópodos.

Los reptiles se originaron a partir de anfibios en el periodo Pérmico, diversificándose durante el Triásico, Jurásico y Cretácico. A finales de este periodo desaparecieron casi por completo, junto con muchos otros grupos de seres vivos, en la gran extinción masiva que marcó el inicio de la era Cenozoica.