Cuadro taxonómico
|__ phylum Mollusca

Moluscos


Dibujo de un molusco bivalvo

Dibujo de un molusco bivalvo

Los Moluscos forman uno de los grandes filos (Mollusca) del reino animal. Son invertebrados de cuerpo blando, desnudo o protegido por una concha; ejemplos de molusco son el caracol, la ostra, el nautilus o la babosa.

Se calcula que puede existir unas 100.000 especies vivientes, y muchas extintas.

Los moluscos tienen una larga historia geológica, que se remonta al Precámbrico. En el yacimiento Cámbrico de Burgess Shale, por ejemplo, se encuentra la especie Odontogriphus omalus, que después de muchas idas y venidas por el árbol filogenético, ha sido finalmente clasificada como uno de los primeros moluscos.

Tres características únicas en el reino animal nos permitirán determinar si un determinado organismo es un molusco:

Dibujo de un molusco gasterópodo

Dibujo de un molusco gasterópodo

Se han descrito diez clases de moluscos, ocho de las cuales aún existen en la actualidad. Nosotros vamos a deternernos en tres de ellas, que son las que tendremos más posibilidades de localizar como fósiles.

Los moluscos constituyen uno de los grupos fósiles mejor conocidos. En Andalucía, sin duda son los fósiles más habituales. Si en un paseo por el campo encontramos un fósil, la estadística nos dice que probablemente pertenecerá al phyllum Mollusca. Dependiendo de los terrenos en los que nos encontremos, deberemos de intentar clasificarlo a continuación en una de las tres clases anteriormente indicadas.