Icnofósiles


Icnitas de dinosaurio en Santisteban del Puerto

Icnitas de dinosaurio en Santisteban del Puerto

Los icnofósiles o icnitas (del griego ikhnos: huella, marca) son las estructuras preservadas en rocas sedimentarias que registran actividad biológica.

Aunque no suelen presentar la espectacularidad de otros tipos de fósiles, las icnitas ofrecen a veces información más importante sobre los organismos, ya que nos muestran su relación con el entorno.

Estrictamente hablando, los icnofósiles deben reflejar tanto rasgos de la anatomía del organismo que los ha creado como de su comportamiento. Esta definición descarta como fósiles huella, por ejemplo a los estromatolitos, ya que muestran el comportamiento de las colonias que los crearon pero no su anatomía.

Los fósiles huella son a veces difíciles de asignar a un determinado organismo o clase de organismos. En determinadas ocasiones, llegan a dificultar la tarea del paleontólogo, ya que modifican los estratos, incluyendo materiales de un determinado periodo dentro de los de otro más antiguo.

Los fósiles huella nos proporcionan información indirecta de la vida en el pasado. Al contrario que el resto de los fósiles, que sólo proporcionan información de los organismos después de muertos, las huellas nos indican como se comportaba el organismo durante su vida.

Los fósiles huella son creados por los organismos mientras llevan a cabo sus actividades habituales, tales como caminar, arrastrarse, excavar, alimentarse o protegerse.

Seguramente los fósiles huella más espectaculares son las marcas de pisada dejadas por los dinosaurios y otros arcosaurios, que proporcionan información acerca de su comportamiento social y de su forma de alimentarse o moverse.