Cuadro taxonómico
|__ phylum Mollusca
|____ clase Cephalopoda
|_____ subclase Ammonoidea

Subclase Ammonoidea


Dibujo de un ammonites

Dibujo de un ammonites

Los ammonoidea fueron un grupo de moluscos cefalópodos que existieron en los mares desde el Devónico hasta el Cretácico. Gracias a su rápida evolución y distribución mundial constituyen un excelente fósil para la datación de rocas, es decir, funcionan como fósiles guía para un largo periodo de tiempo.

Poseían una concha fina de aragonito, planiespiralada y con una ornamentación muy marcada, generalmente costillas bien definidas. Se divide esta concha en dos zonas:el fragmocono, que es la parte tabicada de la concha donde se almacenaban los gases que controlan la flotación del animal; y la cámara interior, que es donde se alojaban las partes blandas. En el interior del fragmocono se encuentran los septos, que tabican esta parte de la concha y tienen su concavidad dirigida hacia la región anterior. Los septos poseen un orificio, llamado gollete sifonal, orientado hacia la región posterior que permite la comunicación con el resto de septos a través del sifón.

La intersección de los septos con la pared externa del fragmocono dibuja en ella la llamada sutura. Existen varios tipos de suturas: la ortoceratítica, la goniatítica, la agoniatítica, la ceratítica y la amonítica. La complicación de la sutura esta relacionada con el aumento de resistencia de la concha. Cuanto más contacto hay entre el tabique y la pared del fragmocono más resistente será éste. Esta ventaja no fue aprovechada por los amonoideos para poder descender a mayores profundidades, sino que vino acompañada por una disminución del grosor de la concha perdiendo así peso pero no resistencia y ganando efectividad natatoria. El que no aparecieran especies que pudiesen bajar a mayores profundidades está relacionado con la presión interna del sifón, ya que era menor que la del fluido del exterior, por lo tanto si profundizaban mucho este sifón explotaría.

Árbol taxonómico de los ammonites [2]

Árbol taxonómico de los ammonites [2]

Para estudiar el ambiente que habitaban las diferentes especies de ammonites hay que estudiar las posiciones del centro de gravedad y de flotación de la concha, ya que éstos determinan la forma de desplazamiento. La longitud de la cámara de habitación determina la posición del centro de gravedad. Gracias a estas características, medibles en las conchas fósiles, se puede determinar si se trataba de organismos buenos o malos nadadores; lo que les restringe a un medio marino determinado. Los malos nadadores vivirían principalmente en los fondos marinos y cerca de la costa, mientras que los buenos nadadores vivirían en mar abierto.

Vamos a ver más detenidamente cuatro de los órdenes en los que se divide la subclase Ammonoidea. El primero de ellos por su calidad de fósil guía para ciertas etapas del Paleozoico y su amplia distribución mundial, aunque no es frecuente en Andalucía. Los otros tres órdenes, por comprender los tipos de fósiles ammoníticos que más abundan en Andalucía:

Al hablar de ammonites, es importante detenernos en el estudio de los aptychus, una estructura exclusiva de estos organismos. Es un tipo de opérculo calcificado que se situaba cerca de la abertura de la concha y funciona a modo de “puerta” protegiendo a las partes blandas del individuo una vez cerrado. Está formado por un par de piezas simétricas de calcita, que tienen la apariencia de las valvas de un bivalvo, distinguiéndose de éstas porque las estrías de crecimiento se encuentran en la parte cóncava. Son difíciles de encontrar al lado de la concha de los amonites al que pertenecieron debido a que la concha seguiría flotando una vez muerto el organismo y el aptychus se desprendería al descomponerse las partes blandas. Por esta razón se clasificaron como un taxón independiente ya que no se puede saber a que género de amonites pertenecen.