5. Comentarios

Pantalla mostrando código fuente
Imagen en Pixabay de fancycrave1 bajo licencia CC0

Cuando se construye un programa, el programador lo implementa traduciendo su algoritmo al lenguaje de programación que va a utilizar para ello. El resultado es una serie de líneas de código, el llamado código fuente, regidas por una sintaxis concreta y en las que se utiliza una simbología específica, propias del lenguaje de programación elegido.

Pues bien, cuando el programa resultante es pequeño y tiene pocas líneas de código, suele ser fácil de entender, incluso por otros programadores. En cambio, cuando las líneas de código aumentan, también lo hace la dificultad para entenderlo, volviéndose un código fuente oscuro y tenebroso, en ocasiones hasta para el propio autor del programa. A medida que se va construyendo el programa, el propio programador debe ser consciente de tal hecho, y debe pensar en todo momento que posiblemente en un futuro, a veces lejano, necesitará volver a retomar el código fuente que está escribiendo para realizar alguna modificación, alguna corrección o simplemente alguna mejora. Es por ello, por lo que todo lenguaje de programación ofrece al programador una herramienta fundamental para paliar este problema: el uso de comentarios.

Los comentarios son anotaciones que el programador incorpora a su código fuente para hacerlo más entendible. Estas líneas son ignoradas por el ordenador cuando se ejecuta el programa, por lo que son inocuas para la obtención del resultado final.

Cada lenguaje de programación establece una simbología para marcar los comentarios dentro del código fuente. Por ejemplo, en pseudocódigo suele usarse una doble línea diagonal, es decir, la barra de dividir dos veces seguidas (algo así  // ). Cuando se quiere escribir un comentario, se comenzará escribiendo las dos barras seguidas del comentario, el ordenador sabrá que lo que aparece a la derecha de las dos barras es un comentario y lo ignorará en la ejecución. También esta simbología es usada en algunos lenguajes de programación, aunque hay más variantes.

En la mayoría de lenguajes existen dos posibilidades para ello:

  1. Se puede escribir una única línea de comentario (toda la línea es un comentario), o añadir el comentario al final de una misma línea de código fuente. En estos casos el comentario empieza después de un carácter o conjunto de caracteres que el lenguaje especifica.
  2. Se puede escribir un conjunto de líneas de comentarios consecutivas. Para ello habrá un carácter (o varios) para indicar dónde empiezan las líneas de comentarios y otro carácter (o varios) para indicar dónde terminan. Todo lo que esté entre el carácter (o los caracteres) de comienzo y el de fin es tomado como comentario e ignorado al ejecutar el programa.

A continuación vas a ver tú mismo dos ejemplos del mismo programa escrito en pseudocódigo, una primera versión sin incluir comentarios y una segunda versión con los pertinentes comentarios que el programador ha estimado oportuno intercalar para mejorar la compresión del código fuente:

CÓDIGO FUENTE SIN COMENTARIOS CÓDIGO FUENTE CON COMENTARIOS
Ejemplo de algoritmo sin comentarios. Haz clic para ampliarlo. Ejemplo de algoritmo con comentarios. Haz clic para ampliarlo.

Como puedes apreciar, aun siendo el programa pequeño, se entiende mucho mejor si se incluyen ciertos comentarios entre las líneas del código fuente. Imagina lo que ocurre si no se usan comentarios y se trata de un programa de miles de líneas de código...