3. IMPORTANCIA DEL TRABAJO CIENTÍFICO. EJEMPLOS.

PARTE 1. El fraude en las emisiones por parte de vehículos. Cómo los datos experimentales nos hacen cambiar unas conclusiones aceptadas

Los continuos avances que nos permiten vivir cada día más y mejor, que nos permiten aprovechar mejor los recursos,... han surgido de la aplicación del método científico. Por ejemplo, la evolución de los motores de combustión, más potentes y limpios es fruto de ese trabajo, pero no siempre todo es lo que parece...

Fuente: diario EL MUNDO. Uso no comercial

Un ingeniero español trabajó en el modesto estudio que destapó el fraude de Volkswagen

“Nosotros no hemos denunciado a nadie. Sólo somos investigadores, y bastante modestos”. Al otro lado del teléfono, Vicente Franco, el ingeniero valenciano que ayudó a destapar el fraude masivo de Volkswagen. Analizaron en Estados Unidos tres coches en carretera, dos Volkswagen y un BMW. “La idea de partida era demostrar que los coches diésel son más allí que en Europa”. Entonces, saltó la liebre. El BMW se libró, pero las emisiones de óxido de de los Volkswagen superaron las registradas en las pruebas de homologación. 

“Digamos que permite pasar la certificación sin tener en cuenta las emisiones reales, con el consiguiente perjuicio para el medioambiente, puesto que los óxidos de nitrógeno contribuyen al   (la famosa boina de Madrid), que a su vez afecta al aparato ”, advierte el ingeniero exiliado en Berlín.

En un segundo estudio las emisiones en de óxido de nitrógeno se situaron, de media, en siete veces el nivel límite establecido por la norma Euro 6, según el análisis, que indicaba que las diferencias entre los vehículos puestos a prueba revelaban que existen técnicas para conseguir de forma fraudulenta automóviles diésel limpios.“Lo que ha hecho Volkswagen es un ".

Habilitar JavaScript

PARTE 2. Cómo demostrar la hipótesis de que hay fraude, ya lo decían los datos experimentales.

Vamos a intentar comprender dónde estaba el fraude para "engañar" a los que tomaban datos científicos de emisiones y así autorizar la venta del vehículo.

Fuente diario EL DIARIO. Uso no comercial

Se ha destapado que Volkswagen en EEUU ha trucado 11 millones de coches diésel en todo el mundo para engañar a las agencias medioambientales sobre las de sus vehículos. Se trata de uno de los mayores fraudes recientes en la industria de automoción, y todo debido a un   escondido en el cerebro electrónico del automóvil.

El 'software' conectaba el sistema de navegación del coche con la unidad de mando del motor para activar un programa que las emisiones. Entre ellos están los modelos del Golf TDI fabricados entre 2009 y 2015, el Jetta, Beetle y el Audi A3s, además de los Passat fabricados entre 2014 y 2015.

Volkswagen instalaba este software en sus vehículos para conseguir mediciones contaminantes en el banco de pruebas muy por o de las auténticas, entre 10 y 40 veces menos de lo real, según la EPA. Esta agencia en EEUU prueba en un laboratorio todos los coches antes de darles el visto bueno para su venta. La prueba consiste en subir los vehículos a unos grandes cilindros en los que las ruedas delanteras están accionadas mientras las traseras permanecen inmovilizadas.

Al detectar esta situación "anómala", el sistema electrónico de los coches Volkswagen entraba en modo "test" o de prueba. Los Volkswagen activaban un programa que modificaba las prestaciones del coche durante la prueba, reduciendo ficticiamente las emisiones en comparación con las que produciría en el real.

La investigación tendrá que determinar el motivo exacto por el cual Volkswagen recurrió a este engaño, pero todo apunta a una explicación: reducir . "Creo que es un tema económico puro y duro. Los coches diésel necesitan dos tipos de . Uno para para reducir la partículas sólidas, la ceniza. Eso ya encarece el precio. El otro sirve para retener o transformar las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx). Esto se puede conseguir con un depósito adicional llamado AdBlue. Puedes hacer todo esto y encarecer el precio, u optar por intentar r a las agencias medioambientales". Volkswagen escogió lo segundo.

La Euro6 es la normativa de la Unión Europea para establecer límites máximos de emisión de los vehículos. Sobre el papel estos son bastante más  que los fijados por la EPA en EEUU o por las autoridades en Asia. El problema está en cómo se miden estas emisiones en el laboratorio durante las pruebas de homologación.

"La regulación en Europa es un chiste, son pruebas puramente teóricas, no tienen relación con el consumo y uso en un escenario real. El resultado es que es muy sencillo para aprobar estos test. La contaminación real de los coches, sin embargo, acaba siendo mucho mayor.

La Unión Europea ya ha propuesto una nueva para reducir la diferencia entre las mediciones en laboratorio y las reales, pero de momento está por llegar. Mientras, más del 50% del parque de coches diésel en los países miembros, unos 10 millones, sigue lanzando al aire más sustancias tóxicas de las medidas y permitidas legalmente.

Habilitar JavaScript

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial 4.0

Anterior | Siguiente