Un siglo de revoluciones: De la Marsellesa a la Internacional. El Antiguo Régimen. Siglos XVII XVIII

Fragonard, El concurso de música (1754)
Imagen en Wikimedia Commons de Andrew0921 bajo Dominio Público

Como sabes, el objetivo principal de este bloque es analizar los orígenes del mundo contemporáneo, fundamentalmente desde el punto de vista político. Vamos a profundizar en las ideas que provocaron el surgimiento de una nueva forma de organizar el Estado, la sociedad y la economía, y veremos lo costoso que fue su triunfo, tras casi un siglo de intentos revolucionarios constantes por toda Europa.
Pero no podemos entender la importancia de los cambios que vamos a analizar si no tenemos claro cómo era la sociedad que se dejaba atrás, la sociedad europea de los siglos XVII y XVIII, que en los libros de Historia se ha dado en llamar el Antiguo Régimen (fíjate, con mayúscula porque nos referimos a un período concreto de la Historia).
No vamos a profundizar mucho en el Antiguo Régimen, pero es importante que tengas claros sus rasgos esenciales en cuanto a la forma de organizar la política (forma de gobierno), la sociedad (distinción entre las personas) y la economía. También veremos el origen de las nuevas ideas que, a lo largo del siglo XVIII, comenzaron a proponer que era necesario cambiar las cosas. Algo habrá que decir del importante movimiento filosófico que conocemos como la Ilustración, de cuyas ideas somos en gran parte herederos directos en la Europa del siglo XXI.
Cerraremos este tema con algunas líneas sobre el primer lugar del mundo en el que el Antiguo Régimen se dio por acabado para crear una nueva forma de organización política, social y económica que aplicaba las ideas de la Ilustración. Curiosamente no fue en Europa, sino en unas lejanas colonias inglesas en América del Norte que dieron origen a un nuevo país a finales del siglo XVIII, un país llamado a ejercer en la historia posterior una enorme influencia a escala mundial. Lo has adivinado, me refiero a los Estados Unidos de Norteamérica.
En fin, espero que disfrutes con este tema, que descubras cosas nuevas, que aprendas a valorar mejor otras a las que no das tanta importancia y, cómo no, que la tarea te resulte atractiva y no demasiado complicada.