Un siglo de revoluciones: De la Marsellesa a la Internacional. Liberalismo y nacionalismo se extienden por Europa. Los hechos.

El pueblo parisino en las barricadas
Fotografía en Wikimedia Commons de Mats Haldin bajo Dominio público

Ahora que ya conoces las bases de las ideologías liberal y nacionalista, llega el momento de analizar cómo fueron propagándose y triunfando en la Europa del siglo XIX. Te advierto que este tema es bastante complicado, y no es por nada, es que realmente la propagación de estas ideas fue de por sí bastante complicada.

En cualquier caso, no intentes memorizar cada fecha y lo que pasó en cada país, no es tu objetivo. Conviene que tengas en cuenta esta información, pero lo principal es que tomes conciencia de lo complicado que resultó conseguir que el liberalismo, finalmente, se impusiera al Antiguo Régimen.

El liberalismo y el nacionalismo fueron ganando terreno muy lenta y costosamente. Más que de una revolución puntual en cada país, podemos hablar de oleadas revolucionarias que estallaban en diversos países de Europa simultáneamente, tal vez por imitación. Las tres principales oleadas revolucionarias se produjeron en 1820, 1830 y 1848.

En algunos países los intentos revolucionarios eran solamente liberales: trataban de sustituir una monarquía absoluta por un gobierno constitucional. En otros casos los revolucionarios luchaban a la vez por conseguir la independencia y unidad de sus naciones y un régimen liberal. Por ello, no podemos separar fácilmente las revoluciones liberales y nacionalistas.

Observarás en los siguientes apartados que en muchos territorios europeos los intentos revolucionarios liberales y nacionalistas fracasaban una y otra vez. Pero en cada oleada el liberalismo conseguía triunfar en algún país, y poco a poco esto ayudaba a que sus ideas se extendieran y se intentaran imitar.

Desde el punto vista de las relaciones internacionales, el gran acontecimiento de este siglo XIX en Europa será el nacimiento de dos nuevos países que jugarán un papel decisivo en los grandes conflictos internacionales: Italia y Alemania. Si en el siglo XIX la ideología nacionalista en estos países tuvo como meta conseguir la unificación de sus pueblos en un solo Estado Nacional, una vez conseguido esto, el nacionalismo se hizo agresivo y lanzó a estos países a una carrera por imponerse y sometar a las naciones vecinas. Pero eso ya lo veremos en el tercer módulo del curso.

Bueno, como parece que está sirviendo de ayuda, te dejo de nuevo un mapa conceptual que te ayudará a seguir el tema.

Icono de iDevice

Pre-conocimiento

Un mapa conceptual de las revoluciones liberales y nacionalistas del siglo XIX.

Mapa conceptual

Fotografía en Wikimedia Commons de Mdd bajo CC


Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco

Autoevaluación.

Señala si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas.

Las revoluciones liberales y nacionalistas del siglo XIX se produjeron en oleadas que afectaban a muchos países a la vez.

Las revoluciones nacionalistas del siglo XIX eran contrarias a la ideología liberal.

Italia y Alemania nacieron como países unificados en el siglo XIX.

El Imperio Austro-Húngaro sufrió en el siglo XIX revueltas nacionalistas en algunos de sus territorios.