Grecia continental: Olimpia y los Juegos Deportivos

En Olimpia, en el año 776 a.C. se celebraron las primeras Olimpiadas. Fueron festivales dedicados a Zeus, y aunaban el deporte y las manifestaciones artísticas. Se siguieron celebrando cada cuatro años hasta el 393 d.C., en que fueron suprimidos por el emperador romano Teodosio, que los consideraba paganos. Tan importantes fueron que el calendario de La Antigua Grecia se contaba en Olimpiadas, y todo conflicto armado se suspendía ante el comienzo de las pruebas.
Inspirados en estos Juegos, los JJOO modernos comenzaron a celebrarse en 1896. La primera edición se realizó en Atenas. Desde entonces se han seguido celebrando cada cuatro años en diferentes países. Solamente han sido suspendidos en 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial. El símbolo olímpico consiste en cinco anillos que representan los cinco continentes del mundo. Están entrelazados para simbolizar la amistad deportiva de todos los pueblos. Este carácter universal es herencia también de los Juegos primitivos, que aunaban a todos los griegos, fuera cual fuera la ciudad de procedencia, en un esfuerzo común.



La Llama Olímpica simboliza el fuego robado por Prometeo a Zeus para entregarlo a los hombres. Se encendía en Olimpia en la ceremonia inicial y se mantenía encendido todo el tiempo que duraran los Juegos. Esta tradición fue retomada en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam en 1928. En los Juegos Olímpicos de Berlín (1936), se realizó por primera vez una marcha de atletas para transportar una antorcha con la llama desde las ruinas del templo de Hera en Olimpia hasta el Estadio Olímpico de Berlín.