¿Tienes cuenta? Acceder Acerca de Agrega
 Categoría A  Categoría B

Proyecto Integrado CSIC I: La Ciencia al Servicio de la Investigación Criminal.

  1. estrella 01 estrella 02 estrella 03 estrella 04 estrella 05
Valoración:

Imagen 02 Materiales curriculares para la optatividad y los proyectos integrados del departamento de Física y Química. En general, va dirigido a aquel alumnado que opta voluntariamente por los estudios científicos, por tanto está suficientemente motivado y con inquietud hacia la investigación científica, usando para ello casos prácticos e interesantes en torno a la investigación en criminología. En particular, confiamos presentar una forma de trabajo que suscite mayor aceptación de las materias científicas entre el alumnado que aún no se ha visto obligado a realizar la opción ni en la ESO ni en el Bachillerato.

  • 0 Comentarios
  • Enviar
  • AddThis

Datos básicos

  • Formato: Aplicación 

    Tamaño: 15.08 MB

  • Idioma: castellano

    Ámbito: universal

  • Licencias: creative commons: reconocimiento

    Destinatarios: alumno, docente, público en general

  • Tipo de recursos: caso contextualizado, servicio de análisis/organización de información/conocimiento

  • Orientación didáctica: OBJETIVOS: Incidir en el problema que supone el escaso interés que las materias científicas generan en la adolescencia durante la educación secundaria. Contribuir a la mejora de la alfabetización científica del alumnado en sus dimensiones práctica (uso de los conocimientos científicos) cívica (intervención social con criterio científico) y cultural (conocimiento de la naturaleza de la ciencia y incidencia social). Asegurar que todos y todas acceden al conocimiento científico respondiendo al compromiso ético de contribuir a la disminución de desigualdades y fomentando al máximo sus potencialidades. CONTENIDOS: Se trata de una propuesta dirigida hacia una cultura científica básica en la ESO y, más especifica en el Bachillerato, con una serie de contenidos comunes: • Conocimientos de la ciencia –ciertos hechos, conceptos y teorías. • Aplicaciones del conocimiento científico –el uso de dicho conocimiento en situaciones reales (sobre datos obtenidos de investigaciones reales) y simuladas, en la mayoría de los casos, como es obvio por la naturaleza de las investigaciones. • Habilidades y tácticas de la ciencia –familiarización con los procedimientos de la ciencia y el uso de aparatos e instrumentos. • Resolución de problemas –aplicación de habilidades, tácticas y conocimientos científicos a investigaciones reales o simuladas. • Interacción con la tecnología –resolución de problemas prácticos, enfatización científica, estética, económica y social y aspectos utilitarios de las posibles soluciones. • Cuestiones socio-económico-políticas y ético-morales en la ciencia y la tecnología. • Historia y desarrollo de la ciencia y la tecnología. • Estudio de la naturaleza de la ciencia y la práctica científica –consideraciones filosóficas y sociológicas centradas en los métodos científicos, el papel y estatus de la teoría científica y las actividades de la comunidad científica. MÉTODOS PEDAGÓGICOS: Consideramos que el proceso de enseñanza/aprendizaje de las ciencias desde estas materias, al menos, no debe estar basado en la transmisión por el profesorado y libros de texto de conocimientos ya elaborados para su recepción/asimilación por estudiantes. Por tanto, la metodología de trabajo en el aula, por parte del profesorado, debe incluir una serie de aspectos para favorecer la construcción de conocimientos científicos: Presentar situaciones problemáticas abiertas (con objeto de que el alumnado pueda tomar decisiones para precisarlas) de un nivel de dificultad adecuado. Plantear una reflexión sobre el posible interés de las situaciones propuestas que dé sentido a su estudio considerando su relación con el programa general de trabajo adoptado. Prestar atención, en general, a potenciar las actitudes positivas y a que el trabajo se realice en un clima próximo a lo que es una investigación colectiva (situación en la que las opiniones, intereses, etc., de cada persona cuentan) y no en un clima de sometimiento a tareas impuestas por el profesorado. Plantear un análisis cualitativo, significativo, que ayude a comprender y a acotar las situaciones planteadas (a la luz de los conocimientos disponibles, del interés del problema, etc.) y a formular preguntas operativas sobre lo que se busca. Mostrar el papel esencial de las matemáticas como instrumento de investigación, que interviene desde la formulación misma de problemas al análisis de los resultados, sin caer en operativismos ciegos. Plantear la emisión de hipótesis, fundamentadas en los conocimientos disponibles, susceptibles de orientar el tratamiento de las situaciones y de hacer explícitas, funcionalmente, las preconcepciones. Prestar especial atención a la actualización de los conocimientos que constituyen prerrequisitos para el estudio emprendido. Proponer la elaboración de estrategias (en plural), incluyendo, en su caso, diseños experimentales. Potenciar la actividad práctica en sí misma (montajes, medidas...), dando a la dimensión tecnológica el papel que le corresponde en este proceso. Fomentar la incorporación de la tecnología actual a los diseños experimentales (ordenadores, electrónica, automación...), con objeto de favorecer una visión más correcta de la actividad científico-técnica contemporánea. Plantear el análisis detallado de los resultados (su interpretación física, fiabilidad, etc.) a la luz del cuerpo de conocimientos disponible, de las hipótesis manejadas y/o de los resultados de otros equipos. Invitar a la reflexión sobre los posibles conflictos entre algunos resultados y las concepciones iniciales (conflictos cognitivos), favoreciendo la “autorregulación” del trabajo del alumnado. Promover a que los y las estudiantes cotejen su evolución conceptual y metodológica con la experimentada históricamente por la comunidad científica. Plantear la consideración de posibles perspectivas (replanteamiento del estudio a otro nivel de complejidad, problemas derivados... Considerar, en particular, las implicaciones CTSA del estudio realizado (posibles aplicaciones, repercusiones negativas, toma de decisiones...). Pedir la elaboración de “productos” (prototipos, colecciones de objetos, carteles,...) poniendo énfasis en la estrecha relación ciencia-tecnología. Pedir un esfuerzo de integración que considere la contribución del estudio realizado a la construcción de un cuerpo coherente de conocimientos, las posibles implicaciones en otros campos de conocimientos, etc. Usar ejemplos de la literatura y el cine para la interpretación de las investigaciones desarrolladas por detectives ficticios a la luz de los conocimientos adquiridos. Solicitar trabajos de construcción de síntesis, mapas conceptuales, etc., que pongan en relación conocimientos diversos. Prestar atención a la comunicación como aspecto esencial de la actividad científica. Plantear la elaboración de memorias científicas del trabajo realizado. Pedir la lectura y comentario crítico de textos científicos. Prestar atención a la verbalización, solicitando comentarios significativos que eviten el “operativismo mudo”. Potenciar la dimensión colectiva del trabajo científico organizando equipos de trabajo y facilitando la interacción entre los equipos y la comunidad científica (representada en la clase por el resto de los equipos, el cuerpo de conocimientos ya construido, los textos, el profesorado como experto...) Hacer ver, en particular, que los resultados de una sola persona o de un solo equipo no pueden bastar para verificar o falsar una hipótesis. RELACIÓN CON EL DESARROLLO DE LAS MATERIAS Y ÁREAS DEL CURRÍCULO Como hemos indicado, el propósito de estos materiales es dar respuesta al currículo de la materia optativa Métodos de la Ciencia, pues según la ORDEN de 10 de agosto de 2007, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Secundaria Obligatoria en Andalucía, por las características de la materia deben ser los centros, y en definitiva el profesorado, quienes, haciendo uso de su autonomía pedagógica, determinen los centros de interés o temas de estudio más adecuados para desarrollarla. De igual forma, dará respuesta a la concreción curricular de los proyectos integrados de ESO y Bachillerato, complementando y dando sentido práctico a lo estudiado en materias como Ciencias de la Naturaleza, Física y Química o Biología y Geología.

Palabras clave

  • criminología, proyecto integrado, física y química

Mostrar campos Ocultar campos

Contribuciones

  • Rol: editor de publicación

    Fecha: 09/02/2015 11:49:25

  • Nombre: arictod

  • Organización:

  • Rol: autor

    Fecha: 09/02/2015 11:34:00

  • Nombre: Mª Ángeles Sánchez Guadix

  • Organización:

Etiquetas

Estadísticas

  • Previsualizado: 18

    Consultado: 63

    Descargado: 0

    Enviado: 0

    Embed: 0

Objetos relacionados

Descargar Previsualizar Volver